El TS ha resuelto que para ampliar el plazo de las actuaciones inspectoras es necesario justificar la complejidad del expediente

El TS, en reciente sentencia, señala que, lo relevante en materia de ampliación de plazo de duración de actuaciones, es su justificación. Y esta justificación desaparece, cuando (i) hay inacción de la administración antes y después del acuerdo de ampliación del plazo, y (ii)cuando los datos obtenidos se demuestran insuficientes y carecen de importancia, pues la liquidación que finalmente se practicó, tenía como base la documentación primitiva del expediente.


No es lo mismo antigüedad que años de servicio en la empresa a efectos de la exención de la indemnización por despido

La DGT reitera que, en los supuestos en los que el trabajador tenga reconocida una antigüedad anterior a la fecha de incorporación en la empresa en la que se produzca el despido, la exención del art.7 e) LIRPF no se aplica a la totalidad de la indemnización.

El importe exento habrá de calcularse teniendo en cuenta el número de años de servicio en la empresa en la que se produce el despido, y no la antigüedad reconocida en virtud de pacto o contrato, individual o colectivo.

A efectos del cálculo de la indemnización exenta, el número de años de servicio serán aquellos que, de no mediar acuerdo, individual o colectivo, se tendrían en consideración para el cálculo de la indemnización.


Es aplicable la deducción por doble imposición del art. 31 LIS aunque no haya habido tributación efectiva en el otro Estado

Una sociedad residente en España ha concedido préstamos a una filial residente en Brasil para la financiación de exportaciones. Estos intereses no tributan en Brasil, según se establece en su normativa interna. Se plantea si es aplicable la deducción por doble imposición del artículo 31 LIS.

El artículo 23 del CDI España-Brasil establece que con independencia de la tributación efectiva en Brasil, se considerará que los intereses han tributado en dicho país al 20%. Como consecuencia, la DGT establece que es aplicable la deducción por doble imposición al 20% del importe de los intereses (que es la menor de las dos cantidades a las que se hace referencia en el artículo 31 LIS).


El ejercicio de una acción de reembolso contra la sociedad por parte de uno de sus administradores supone objetivamente una situación de conflicto de intereses

Tal y como señala el TS en una reciente sentencia “El ejercicio de una acción de reembolso contra la sociedad por parte de uno de sus administradores supone objetivamente una situación de conflicto de intereses …”  Conforme a lo establecido en la LSC, el administrador tiene el deber de comunicar al órgano de administración el conflicto de intereses y de abstenerse en la deliberación y adopción de acuerdos por parte de dicho órgano de administración en relación a dicho conflicto.  En este sentido, el TS entiende como válida la comunicación hecha por el administrador demandante una vez interpuesta la demanda y a uno sólo de los miembros del consejo.

 


No aportar información que se encuentra a disposición de terceros no constituye dilación

En este caso, el contribuyente manifiesta ante la Inspección que no dispone de la documentación solicitada -la cual se encuentra en poder de una entidad financiera- y que ha solicitado la misma información a dicha entidad.

El TS determina que, para obtener dicha información, la Inspección puede dirigirse directamente al tercero y, como consecuencia, el periodo de tiempo transcurrido a partir del momento en que el contribuyente manifiesta que no dispone de la documentación y acredita que la ha solicitado al tercero no constituye dilación imputable al contribuyente.

El Alto Tribunal hace hincapié en este tema afirmando que no existe retraso porque nunca se podrá aportar aquello de lo que no se dispone y que el mero retraso no constituye per se una dilación imputable al contribuyente.


Evitar un perjuicio grave a la sociedad no constituye una excepción para la inscripción con la hoja registral cerrada

Pese a que el Reglamento del Registro Mercantil es muy claro y la DGRN se ha pronunciado en numerosas ocasiones, hay quien insiste en intentar la inscripción en el registro mercantil de actos no inscribibles con la hoja registral cerrada por falta de depósito de cuentas.

Alegar un posible perjuicio gravoso para la sociedad no posibilita la inscripción del nombramiento de un nuevo Administrador con la hoja cerrada, cuando la norma claramente sólo permite el acceso al registro con la hoja cerrada del cese o dimisión de los Administradores, no el nombramiento.


No aportar la documentación requerida, no es dilación si no impide a la Inspección continuar con el procedimiento

En reciente sentencia, el TS, ha resuelto que, a pesar de que obligado tributario no comparece ante la Inspección en la fecha que se le había citado, y ello constituye una dilación imputable al mismo, la Administración no actuó diligentemente: no levantó diligencia para dejar constancia de la incomparecencia, y tampoco reanudó sus actuaciones hasta cinco meses después, por lo que no se puede considerar todo ese periodo de inactividad como dilación imputable al obligado.


Imputación temporal de las rentas negativas por transmisiones a un socio persona física

Una entidad (X) tiene una deuda con tres socios personas físicas y, para cancelar la misma, se plantea transmitir a dichos socios las participaciones sociales en una filial (Y). Se prevé que esta operación genere una renta negativa en la entidad X.

La consultante plantea si se aplica en este caso la regla especial de imputación temporal del artículo 11.10 de la LIS, que difiere la imputación de las rentas negativas al momento de transmisión de las participaciones a terceros ajenos al grupo.

La DGT establece que dicha regla especial se aplica a las rentas negativas generadas en la transmisión de participaciones cuando el adquirente sea una entidad del mismo grupo de sociedades del art. 42 CCo. En este caso, al ser los adquirentes personas físicas, no es de aplicación dicha regla especial y, como consecuencia, la renta negativa se imputará en el período impositivo de la transmisión a los socios personas físicas.


Cómputo del plazo para presentar declaraciones de IS en sociedades con ejercicio partido

En supuestos de sociedades con ejercicio impositivo partido, el cómputo del plazo para la presentación del Impuesto de Sociedades se contabiliza de fecha a fecha. Así, cuando el período impositivo del Impuesto sobre Sociedades concluya el 30 de junio, el plazo de 6 meses concluye el 30 de diciembre siguiente, y, en consecuencia, los 25 días para presentar la declaración empiezan a computar el 31 de diciembre y concluyen el día 24 de enero siguiente. La misma regla deberá regir siempre que el período impositivo termine el último día de un mes que no tenga 31 días