30
sep
| Publicado en: Fiscal General

El procedimiento judicial monitorio no dota al documento acreditativo de un crédito de ninguna veracidad adicional a la que tal prueba tenga por sí misma.

En consecuencia, ni el propio procedimiento monitorio, ni el pago o el embargo que puedan derivarse del mismo, acreditan por sí solos que el vaciamiento patrimonial del deudor tributario tuviera una finalidad distinta de la ocultación a que se refiere el artículo 42.2.a) de la LGT.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *