03
sep
3 septiembre, 2019 | Publicado en: IVA

Para que resulte aplicable la exención por arrendamiento de vivienda del art. 20. 23º. b) de la LIVA será necesario que el uso como vivienda se realice directamente por el arrendatario, como consumidor final, y no por terceras personas. Por el contrario, cuando el arrendatario ceda su uso o subarriende a terceras personas, quedará sujeto y no exento del IVA. Ahora bien, no se entiende que concurra un Subarrendamiento cuando:

–           No exista intención alguna de explotar el bien arrendado, si no la mera intención de cederlo a un uso efectivo de vivienda por una persona física.

–           Esa persona física deberá ser una concreta y deberá figurar necesariamente en el contrato de arrendamiento.

En este caso el arrendamiento de vivienda al empresario quedará sujeto pero exento del IVA, pues no se entiende que se pierda el carácter finalista de la exención. Si no se especifica la persona física usuaria última de la vivienda, pudiendo el arrendatario designarla posteriormente, el arrendamiento quedará sujeto y no exento del IVA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *