16
oct
16 octubre, 2018 | Publicado en: Fiscal General

En una sentencia reciente, el Tribunal Supremo ha fallado que la administración tributaria prescinde totalmente de la exigencia de culpabilidad en un caso en el que sanciona a una sociedad mercantil por la sola circunstancia de que la sociedad haya dado poderes amplios o plenos a un tercero para actuar en su nombre, ya que dicha afirmación supone restaurar la responsabilidad objetiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *