30
jul
| Publicado en: Fiscal General

En la constitución de una sociedad se aportaron varios inmuebles gravados con préstamos hipotecarios. La Administración, consideró que el contribuyente debía haber tributado por operaciones societarias y por la modalidad de transmisiones patrimoniales onerosas.

El Tribunal Supremo concluye en esta sentencia que, efectivamente, el contribuyente debió tributar por operaciones societarias y por transmisiones patrimoniales onerosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *