25
sep
25 septiembre, 2019 | Publicado en: civil

El Tribunal tiene que determinar si el artículo 6.1 c) de la Directiva 2011/83/UE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre los derechos de los consumidores en relación con los contratos a distancia, obliga al comerciante a instalar una línea de teléfono o a crear una nueva dirección de correo electrónico para permitir a los consumidores ponerse en contacto.

El Tribunal interpreta que el citado artículo no obliga al comerciante, antes de concluir con un consumidor un contrato a distancia, a facilitar su número de teléfono, a instalar una línea telefónica, de fax o a crear una nueva dirección de correo. Solamente se obliga a facilitar todo lo anterior si el comerciante ya dispone de esos medios para comunicarse con los consumidores. Finalmente, el Tribunal interpreta que el artículo no se opone a que el comerciante facilite otros medios de comunicación distintos de los enumerados en dicho artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *