25
sep
25 septiembre, 2019 | Publicado en: Mercantil

Una compañía en concurso en fase de liquidación en la que las facultades del administrador han sido suspendidas, presenta cuentas anuales formuladas por la administración concursal sin que conste en la certificación la aprobación de éstas por parte de la junta.

El registrador no procede al depósito de las cuentas debido a su falta de aprobación. La DGRN, tras el pertinente recurso, confirma su nota de calificación que según la ley “subsistirá la obligación legal de formular y de someter a auditoría las cuentas anuales, correspondiendo tales facultades a los administradores concursales” también debe interpretarse que subsiste la obligación de ser aprobadas por la junta excepto que, por circunstancias del caso, el juez del concurso exonerará a la compañía de tal aprobación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *