23
jul
23 julio, 2014 | Publicado en: IVA

En una sentencia reciente, el TSJ de Asturias ha fallado que la administración puede basarse en una serie de datos tales como la capacidad de las empresas prestadoras (las cuales carecen de personal, no existe declaración de ingresos, etc), y los medios y formas de pago empleados, para concluir que las facturas son falsas y por consiguiente que no existe actividad económica. El TSJ ampara la conclusión de la administración en el sentido de no admitir la validez de la documentación contable aportada por el contribuyente sobre la actividad económica en base a los mencionados datos.

Comments are closed.