15
Abr
15 Abril, 2016 | Publicado en: Procedimientos

En reciente sentencia, el TS, ha resuelto que, a pesar de que obligado tributario no comparece ante la Inspección en la fecha que se le había citado, y ello constituye una dilación imputable al mismo, la Administración no actuó diligentemente: no levantó diligencia para dejar constancia de la incomparecencia, y tampoco reanudó sus actuaciones hasta cinco meses después, por lo que no se puede considerar todo ese periodo de inactividad como dilación imputable al obligado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *